Los placeres del café

© Everett Colllection

Por Mayra Nuñez P.

Galeriamayra2@gmail.com

Mayragalleryart.com

Youtube: Mayra Gallery Art

Ayer estábamos sentados en un café en Cuernavaca cuando, de pronto, ví entrar a una mujer muy parecida a una modelo del pintor francés Michel Boulet.

Recordé que cuando estuvimos en Saint Paul de Vance, un precioso pueblo en el sur de Francia donde viven muchos pintores –algunos tienen su atelier (taller o estudio privado de un artista de las bellas artes, donde un maestro principal y varios asistentes, estudiantes y aprendices pueden trabajar juntos para producir bellas artes o arte visual publicado bajo el nombre o la supervisión del maestro) y viven ahí mismo–.

Visitamos el atelier del pintor francés Michel Boulet y nos llamó la atención que gran parte de la obra expuesta era con la misma modelo, Marie Leroy, una mujer que llama la atención por su constitución, muy alta y con sobrepeso.

Al platicar con Michel supimos la historia de su modelo.

Marie era una persona que, antes de ser descubierta por el pintor, enfrentaba muchos problemas de autoestima. Cuando Michel la conoció, inmediatamente se la imagino en sus cuadros y, después de muchas pláticas, la convenció para que fuera a trabajar como modelo a su taller.

Ella no creía lo que el artista le decía pero, al final, se presentó en el número 80 de la Rue Grand.

Michel la empezó a pintar como una hermosa mujer francesa en todas las técnicas y formatos, con mucha carga de color.

Marie Leroy se impuso ferozmente en la escena pictórica convirtiéndose en una modelo única gracias a la gran personalidad que proyectaba.

Las obras de Michel Boulet con Marie como modelo han tenido mucho éxito y han sido expuestas en Nueva York, Londres, Australia y otros países.

Muchas se han vendido en el propio atelier, a donde acuden coleccionistas para comprarlas.

Ahora Marie Leroy es una mujer feliz, famosa y muy orgullosa de su persona.

Loading